lunes, 24 de febrero de 2014

Europa 2013

Tengo el blog realmente abandonado y me va a llevar mucho tiempo ponerme al día porque, afortunadamente, desde mi último viaje publicado, Las Vegas, hice varios viajes más y esa es una gran razón para retrasarme con la escritura, no? Para otro momento quedarán entonces Santiago-Valparíso-Viña del Mar, Montevideo, Cataratas del Iguazú y Río de Janeiro, ahora me voy a dedicar a "Europa 2013" con algunos datos básicos.

El recorrido fue: Madrid, Praga, Viena, Berlín, Amsterdam, Porto y Lisboa.


Tengo que aclarar que viajé con mi madre, cosa que no hacía desde 1998 -al menos no en un viaje tan largo- y el recorrido muestra los deseos de las dos, yo quería visitar especialmente Berlín y Amsterdam y ella Portugal, los vuelos (low-cost) lo hicieron posible. 
¿Cómo es viajar con la madre -o el padre o los padres- siendo adultos? Supongo que depende de la personalidad de cada uno. Nosotras nos llevamos muy bien, ella dejó la organización en mis manos y yo acepté disminuir un poco mi ritmo habitual, aunque tampoco tanto. Obviamente no es como un viaje con amigos pero si la relación es buena y los gustos similares, puede ser igual de entretenido. Y puedo decir -con alivio- que no hubo discusiones ni malas caras, nos complementamos bien y nos divertimos. Hasta tuvimos la misma reflexión cuando llegamos a Porto después de dejar la Europa más primer mundo: "Se acabaron los rubios". Y era cierto porque el Praga, Viena, Berlín y Amsterdam son todos rubios (y casi todos lindos) y en Portugal... no. Sin ofender. Porque, realmente, nunca vi tanta gente linda junta, especialmente en Amsterdam. Y los bebés, todos de publicidad. Increíble. 

Acá estamos mamá Marta y yo en Lisboa

Cómo definí el itinerario
Los viajes desde Argentina son costosos por la distancia así que muchas veces para viajar hay que aferrarse a las ofertas. En mi caso conseguí un vuelo a buen precio de Iberia Buenos Aires - Madrid - Buenos Aires y desde ahí empecé a planear. 
Una vez decididas las ciudades que queríamos visitar el recorrido lo definí considerando las conexiones entre cada lugar, tipo de transporte, tiempo de viaje y precios. A mi me encanta viajar en tren porque no hay que trasladarse hasta los aeropuertos y si el viaje no es demasiado largo se tarda lo mismo que en avión (para volar hay que considerar el tiempo de viaje hasta y desde el aeropuerto, la espera antes y la demora después) y los viajes son mucho más cómodos. La contra es que los trenes no son siempre baratos y los vuelos low-cost son muy tentadores. 
En definitiva el viaje quedó así:

Bs. As. - Madrid / Iberia 
Madrid - Praga / Brussels Airlines, tuve que hacer escala en Bruselas pero fue el pasaje más económico, contraté por Edreams
Praga - Viena / Tren checo, 4 horas de viaje, muy barato
Viena - Berlín / Tren austríaco, nocturno, camarote para dos con desayuno incluido
Berlín - Amsterdam / Easyjet, el viaje en tren lleva como 8 horas, cuesta lo mismo y no hay nocturno, o no había al menos cuando yo fui
Amsterdam - Porto / Transavia
Porto - Lisboa / Tren portugués, no hace falta sacar con anticipación, hay servicios cada media hora más o menos
Lisboa - Madrid /  Easyjet

Algunas cuestiones sobre los viajes
Desde y hacia aeropuertos importantes (es decir, con mucho tráfico) se consiguen vuelos realmente económicos, por ejemplo, entre Lisboa y Madrid pagué sólo 35 euros incluyendo la valija, pero para ciudades como Praga o Viena los vuelos eran bastante más caros. 
Saqué todos los pasajes desde Buenos Aires bastante tiempo antes de viajar, los vuelos están disponibles casi un año antes pero los trenes sólo pueden comprarse con 90 o 60 días de anticipación. 
Con los vuelos low-cost hay que tener cuidado de pagar el equipaje, más o menos 15 euros por pieza, porque no está incluido en el precio y en algunos, como Easyjet, hay que llevar el boarding impreso porque sino lo cobran pero se lo puede imprimir un mes antes. Easyjet antes no asignaba asientos, se los ocupaba por orden de llegada digamos, pero ahora sí lo hace -automáticamente- aunque si se quiere elegir hay que pagar. 
Estos vuelos suelen salir de aeropuertos secundarios así que hay que fijarse bien para no equivocarse de aeropuerto. Tampoco hay subestimar el tiempo necesario para tomar otro vuelo, cuando viajamos de Lisboa a Madrid teníamos 3 horas de espera en el aeropuerto hasta la salida del vuelo a Buenos Aires pero los vuelos estaban en terminales diferentes y Barajas es tan gigante que entre la retirada de la valija, el traslado de una terminal a otra, el check in y migraciones, anduvimos con el tiempo justo. 
Con los trenes no suele haber problemas, pero hay que tener en cuenta un par de cosas. Primero que las estaciones suelen ser gigantescas y hay que fijarse bien el andén correcto porque si uno se equivoca hay que caminar mucho hasta llegar al sitio indicado. Otra cosa es que a veces uno sube en una escala del tren y en esos casos la formación no está mucho tiempo en la estación, nos pasó con el nocturno entre Viena y Berlín, cuando llegó vimos que la gente empezaba a correr y no sabíamos por qué, igual corrimos (en Roma haz como los romanos) y resultó que apenas subimos a nuestro coche el tren salió disparado, ni siquiera nos dio tiempo de entrar en el camarote. Así que ojito. 


¿Cuánto tiempo en cada lugar?
El problema de Europa es que tiene cientos de lugares visitables y todos están muy cerca entonces es difícil resistir la tentación de ir a varias ciudades en un solo viaje. En este caso lo conseguí parcialmente al descartar Budapest (el clásico es Praga-Viena-Budapest) pero realmente no me daba el tiempo. Después depende del gusto de cada uno. Yo tengo la suerte de viajar bastante y ya encontré mis preferencias y mi ritmo, me gustan las ciudades importantes, mezcladas con un poco de naturaleza, y me gusta recorrerlas a fondo y sin descanso, desde muy temprano hasta la noche. No lo hago por ansiosa, quiero hacerlo así, me molesta andar despacio y siento que pierdo tiempo si lo hago aunque ya no me desespero por cancelar todos los cuadraditos de la lista de atracciones de cada lugar, voy sólo a los que realmente quiero, cada vez entro a menos museos o edificios importantes y cada vez me detengo más en mercados, bolichitos, lugares para comer típico y rico mientras se ve pasar la vida. Además siempre hay que pensar en que uno puede volver.
Cuando quiero descansar realmente, el físico porque la mente la descanso siempre que viajo, me voy al mar con una pila de libros y chau. 

Madrid: sólo una tarde, fuimos porque nos convenía el pasaje
Praga: 2 días y medio, suficientes para ver lo esencial, con un día más hubiera ido a Cesky Krumlov o Karlovy Vari
Viena: dos días y medio, también suficiente aunque no pude ver la parte moderna que está del otro lado del río
Berlín: 4 días, no recomiendo menos, hay mucho para ver y es una ciudad espectacular, con un día más me iba a Dessau a visitar la Bauhaus
Amsterdam: 3 días y medio, estuvo bien, la disfruté, puede ser un día menos
Porto: 3 días, incluida una visita de ida y vuelta a Aveiro, suficiente
Lisboa: 5 días, con visitas a Cascais y Sintra. Se la puede recorrer en 3 díases una ciudad preciosa para caminarla con tranquilidad y después de veinte días de viaje estábamos bastante cansadas.

Alojamiento
Generalmente elijo hostels porque son económicos, están bien ubicados, cada vez son mejores y tienen más servicios y aunque uno viaje solo no se siente tan solo, pero esta vez no podía porque iba con mi madre (aunque sí fuimos a un hostel en Praga) así que opté por hoteles económicos. Habitualmente contrato por Booking y eso me hizo merecedora de la categoría Genius gracias a la cual tuve un descuento del 10%, que ahora subió a 20%, en varios de los hoteles. 
Usualmente primero averiguo en qué zona conviene alojarse porque lo mejor no siempre son los centros históricos y muchas veces, aunque lo sean, son lo más caro. Después veo las calificaciones de los viajeros tanto en Booking, o la página elegida para contratar, como en Tripadvisor y después chequeo con Streetview como es la cuadra y la zona. Ah, también chequeo el precio en la página del hotel para asegurarme de que el de booking no sea más caro, casi nunca lo es. Es mucho trabajo pero así me siento tranquila y hasta ahora nunca me falló este método. 
Lo que me importa de la ubicación es la cercanía con los lugares que quiero visitar, la comunicación con el resto de la ciudad y también que en la zona haya restaurantes, supermercados y negocios porque muchas veces uno llega tarde y necesita comer o comprar algo cerca del hotel. 
En páginas como Booking se puede reservar gratuitamente, a menos que un hotel en específico diga lo contrario, y en otros como Hostelworld o Gomio hay que pagar un porcentaje mínimo que, obviamente, se pierde si uno no asiste. Hay que revisar el tema de las cancelaciones, la mayoría son gratuitas hasta 24 horas antes. La ventaja de la cancelación gratuita es que uno puede cambiar de opinión infinitas veces. Aún así y como en Argentina se cobra una especie de impuesto y el año pasado se suponía que iba aumentar, como efectivamente pasó, una vez que decidí que los hoteles estaban bien empecé a pagarlos, para eso tuve que comunicarme con cada hotel y darles el número de mi tarjeta. 

Madrid - Hostal Avenida Barajas, cerca del aeropuerto porque mi vuelo salía muy temprano
Praga - Hostel Equity Point, muy bueno y bien ubicado
Viena - Kibbi Rooms, también muy bueno, no está en el centro histórico pero justamente por eso es más barato y está a 200 metros de una estación de transferencia desde donde se puede ir a cualquier lado
Berlín - Hotel Transit en Kreuzberg, excelente, lo recomiendo sinceramente por el hotel, el precio y la ubicación en el barrio turco que está de moda ahora
Amsterdam - Acostar Hotel, un poco caro para lo que ofrece aunque la ubicación es excelente
Porto -  Hotel Veracruz, muy bueno, frente a la plaza principal
Lisboa - Albergaría Insulana, está muy vieja, las instalaciones y los servicios son básicos pero la ubicación no podría ser mejor y el precio era excelente 


Atracciones
Lo más común cuando se viaja a Europa es visitar los Museos de cada ciudad o edificios importantes como catedrales o castillos. La mayoría son pagos (con las honrosas excepciones de Londres donde casi todo es gratuito, o ciertos museos municipales en Barcelona o París) y son caros, muy caros, casi ninguno baja de 15 euros y la mayoría cuesta entre 20 y 25. 
En casi todos lados hay pases pero yo ya no los compro, la única ciudad donde me parece realmente conveniente es en París, pero esto se debe a que no me interesa visitar todo. Para decidir conviene chequear los precios de esos pases, ver qué atracciones se incluye, cuántas se quiere visitar y cuánto cuestan las entradas en forma individual. Mi cálculo es que los pases convienen si se va a visitar más de 4 atracciones. 


Aplicaciones
Una de las mejores cosas de la tecnología, para mí, son las famosas "aplicaciones" disponibles para teléfonos y dispositivos móviles y para los viajes son espectaculares, además de muy divertidas. Acá algunas de las que más me gustan. 

Tripadvisor es la conocida plataforma con datos y consejos de y para viajeros, probablemente la más utilizada, de la que me volví adicta. En este último viaje conocí las City Guides que pueden usarse on y off line y tienen una excelente selección de atracciones, hoteles, restaurantes, recorridos, etc. disponibles como listas o en el mapa y lo mejor es que están georreferenciados así que se los puede localizar con GPS lo que resulta muy útil cuando se está en pleno recorrido. 


Para planear el viaje y ordenar el itinerario. Sólo hay que cargar los datos de los vuelos y demás desplazamientos, alojamientos y reservas y la aplicación calcula el tiempo necesario para llegar al vuelo o para ir desde el hotel hasta el aeropuerto además de sugerir el camino, si se cargan los gastos también se puede tener un presupuesto real del viaje. No sé si es taaan útil pero es un chiche y me gustó. 


Permite descargar mapas de las principales ciudades del mundo con atracciones, hoteles y restaurantes premarcados. Hasta cinco descargas gratuitas. 

City Maps 2Go Mapa Offline - screenshot thumbnail

Esta guía tiene información sobre los principales destinos y permite armar el viaje seleccionando las ciudades a visitar y también los sitios que se planea ver en cada una de ellas. Antes me gustaba más porque se podía armar un itinerario diario pero hace poco lo cambiaron. Igual me sigue gustando sobre todo porque marca las selecciones en un mapa. 




Viajar sola

Interrumpo la serie del viaje por Medio Oriente para hablar de una cuestión que muchos hemos experimentado, que algunos temen y otros amamo...